Sueños

de Marcos Martínez

banner corto.gif

Solo disponible en Argentina

Sueños

Sueños

SUEÑOS
Documental/ Argentina/2021/84’

FICHA TÉCNICA
Protagonistas: Ayelen Acevedo, Pino Gómez, Nazareno Melgarejo, Manuel González, Bruno Giupponi, Andrés Henao, Omar Zabala, Rosario Zabala, Hugo Gómez, Rodolfo Siancha, José Raúl Giménez, Juan Carlos Maresca, Adrián Miranda, Facundo Brazzoni, Mario Montenegro, Roberto Mendoza, Manuel Gullin, Víctor Rosa.
Guion y Dirección: Marcos Martínez
Producción: Marcos Martínez, María Vacas 
Producción ejecutiva: María Vacas
Fotografía y Cámara: Matías Iaccarino, María Laura Collasso
Sonido: Fernando Soldevila
Montaje: Alejandra Almirón
Música original: Pablo Dacal
Investigación: Adriana Acosta, Marcos Martínez, Julián Nunez

PREMIOS Y FESTIVALES
Buenos Aires Festival Internacional de Cine Independiente 2020 (BAFICI) 
Competencia Argentina del Festival Internacional de Cine Documental de Buenos Aires 2020 (FIDBA), donde obtuvo una Mención Especial del Jurado
10° Festival Internacional de Cine y Derechos Humanos de Uruguay 2021.
 

RESUMEN
Un retrato coral sobre el mundo onírico de las personas que viven en situación de calle en la Ciudad de Buenos Aires. A través de los sueños se va rasgando el velo de la realidad cotidiana hasta llegar a la intimidad de las personas que viven en un estado de invisibilidad para gran parte de la sociedad. Su difícil pasado y presente, también de algún modo su futuro, aparecen en los relatos de sus sueños. Un vivo reflejo de una ciudad con una histórica exclusión social.

PALABRAS DEL DIRECTOR
Las estadísticas indican que en los últimos años han aumentado considerablemente las personas que viven en situación de calle en la Ciudad de Buenos Aires. Pareciera que integramos de manera natural al paisaje urbano encontrarnos con gente que duerme a un costado de la vereda, dentro del hall de cajeros automáticos o en plazas céntricas y barriales. Aparte de perder el derecho básico de tener un techo, cargan con la pérdida de la privacidad, la mirada amenazante de los otros, la desolación de la intemperie. Detrás de cada persona en situación de la calle, hay una historia de vida que pocas veces conocemos dado que la gran mayoría de los medios de comunicación, como también muchas políticas públicas, abordan la temática desde una mirada global y varias veces estigmatizante. Se los presenta y reconoce únicamente como gente de la calle, es decir, de algún modo se los despersonaliza. Que cuenten sus sueños en una película siento que es una manera de representarlos como sujetos. Abordo en este caso a los sueños como el punto donde se encuentra lo más recóndito del sufrimiento y la universalización de lo individual.
A igual que en otros documentales que realicé, como “Estrellas” (codirigida con Federico León) y “Sordo”, me estimula abordar una problemática social desde un punto de vista poco transitado. En este proyecto me pasó muchas veces que al contar la idea principal me respondieran: que bueno que cuenten a cámara lo que sueñan, lo que les gustaría para sus vidas. Pocos pensaban en una primera instancia en el mundo onírico. Parece que las personas en situación de calle viven tan despojadas de todo que la palabra soñar solo puede aparecer en su existencia cuando desean despiertos una mejor forma de vida. Me interesa romper esa mirada, casi prejuicio, de que el universo onírico está como reservado para ciertas clases sociales. Me gusta la idea de que el sueño siempre encuentra un lugar. 
El relato de los sueños de los protagonistas de la película permite construir un retrato íntimo de cada uno. En muchos de sus relatos se mezclan lo soñado con pensamientos que tienen antes de dormirse, principalmente por la difusa frontera entre el estado de sueño, vigilia y realidad que les impone el vivir en la calle. Así es que me gusta presentarlos como sueños documentales. A partir de lo que surge en el relato de sus sueños es posible conocer más sobre sus personalidades e historias de vida, elementos íntimos que difícilmente aparezcan en una clásica entrevista documental.
Nunca me propuse una búsqueda psicoanalítica en el sentido de interpretar o traducir los sueños de los protagonistas. La idea siempre fue darle fuerza a lo que cuentan, poner en primer plano la palabra, sus palabras, su voz. Un ejercicio de escuchar, de acompañar cinematográficamente el relato de cada uno de los sueños. Apostar al poder del relato y de la escucha atenta. Y de este modo lograr que cada espectador entre en ese mundo y se impregne de la realidad soñada. 
Busqué que la Ciudad de Buenos Aires como amplio escenario de la película se convierta también en protagonista de la historia. A través de acompañar a los protagonistas en sus actividades cotidianas, se descubre una parte poco conocida de la gran ciudad, que presenta una dinámica particular producida por las personas en situación de calle para sobrevivir día a día. La propuesta también es que los improvisados lugares que arman para pasar la noche dialoguen de manera visual con su entorno, principalmente, con las grandes edificaciones de la ciudad que tienen un lugar relevante en la vida política argentina: edificios públicos, monumentos, construcciones históricas.
Desde un principio del proyecto quise correrme de los lugares comunes donde predominan el golpe bajo, la condescendencia o el paternalismo de la corrección política. Tampoco me atrae la propuesta de un documental de denuncia, la búsqueda de responsables directos, sino apunto a desarrollar una mirada profunda que nos interpele a todos. Siento que la película puede ser un importante aporte para colaborar a desmoronar la estigmatización que existe sobre las personas que viven en situación de calle. Como sostienen muchas organizaciones que abordan la problemática creo que es fundamental “visibilizar para humanizar”.
 

comunidad de espectadores

¿Qué te pareció la película?
Contanos tus sensaciones