Raúl Perrone: coherencia de cine y vida


El padre del cine independiente argentino, Raúl Perrone nos visitó el 8 de diciembre para cerrar el ciclo del 2018 del Cineclub Comunidad Cinéfila. Proyectamos Expiación y luego debatimos con el público sobre las impresiones de la película.

Aquí compartimos la desgrabación textual de los pensamientos que surgieron esa mágica noche en el Auditorio de la Enerc.





Damos paso al debate, ¿Quien quiere abrir con la primera pregunta?


Espectadxr - Es una película muy poética, distinta. Es una película que todavía tengo que ir procesando.


Raúl Perrone - No es una pregunta


E - Son muy bellas las imágenes.


RP - Hay una especie de prejuicio hacia la gente que hace cine independiente, ya fue que es cine independiente? Haces cine, el cine es cine. Con mucha gente, con poca, con mucha plata con poca. Me parece que haber logrado esto que estás diciendo vos, en el trabajo del sonido y de la imagen y de lo que se está diciendo, que me preocupa mucho. Está hecho desde una austeridad muy grande entre cuatro cinco personas. No es políticamente correcto que yo diga esto pero yo no soy correcto por lo tanto te lo voy a contar igual. La gente se cree que hace falta mucho dinero para hacer esto y a veces cuando hay mucha pasión muchas ganas, cuerpos y gente que les pone el corazón y sobretodo la cabeza se puede lograr también.

A mí me alegra cuando se dice esto porque lo que se suele decir del cine independiente o lo escuchaba cuando arranqué en los 90, allá hace tiempo, y hacia video cuando nadie lo hacía, decían que no se escuchaba bien, que no se veía bien pero en realidad se veía muy bien, ellos estaban acostumbrados a ver otro tipo de cosas. El tiempo dignifico ese trabajo, porque el digital el HD, DCP, es video. Entonces hay que tener cuidado con eso, esos dinosaurios que en aquel momento eran críticos hoy no lo podrían creer, que el 90 por ciento del cine que se produce en el mundo es en video. No se si eso contesta lo que preguntaste pero tenía ganas de decirlo (aplausos)


E - Te quería preguntar como veías vos el uso de la simbología religiosa?


RP -Mi primer película que se llamo Labios de churasco en el 92, en video, que pude estrenarla casi caprichosamente en el Lorca lo agarre al dueño y le dije pásamela porque si vos pasas películas en VHS porque no me la vas a pasar a mí y pude pasarla. Concurrieron más de 23000 personas en casi 28 días. Ya eso hoy no ocurriría, no pasaría eso, por todo, por Netflix.

Pero esa película arranca Fabián Vena diciendo: Diosito querido, virgencita de Luján, San Cayetano, Ceferino Namuncura, que tenga un buen día. Lo religioso para mí no está en ir a la iglesia está en las creencias. También lo hago como una cuestión estética, me gustan mucho las estampitas.

Yo tengo un san Cayetano que lo uso en todas mis películas. Me voy con el cuadrito lo cuelgo y lo dejo ahí, pero casi siempre hay una cuestión religiosa sin ejercerla sin rezar ni nada por el estilo pero me parece que forma parte de algunas creencias que a mí me suceden.


E - Siguiendo con el tema religioso, me pareció muy interesante la imagen de Cristo en la pared, abajo dice anticristo y una frase en griego que está escrita y no pude entender.


RP -Lo de la palabra en griego tiene que ver con la película anterior Cínicos, que cínicos en griego quiere decir perros por la tanto me sirvió como un autohomenaje (risas)

Me gusto mucho el escenario donde la filmamos y un tiempo después volvimos, ese Cristo estaba en la película anterior y lo de anticristo es porque yo me hago llamar un antiautor, hago anti películas , para mí todo es anti de las cosas que yo creo. Está el anticristo, el anticine, el anticantante, que es lo que creo que son “los”. Es irónico, quizás se entienda con el tiempo.


E -Te quería preguntar por tu memoria como espectador de cine, veo algo de Tarkovsky y también me resuena Últimas imágenes del naufragio de Subiela…


RP - Mmmmm (risas) lo respeto, que en paz descanse.


RP - No, no, no, de Subiela no me gusta nada, la verdad que estoy muy lejos del cine de él. Yo tuve la oportunidad de conocerlo, trabaje con él, trabajo en un corto mío además. Yo creo que él hubiera querido hacer otras películas de las que hizo pero bueno hay gente que hace cine comercial que termina haciendo lo que no quiere hacer. Cosa que por suerte yo no hago, hago lo que tengo ganas de hacer. Me pareció horrible que se me compare con una película de él.

Por otro lado debo decirte que Tarkovsky me parece que está sobrevalorado, a mí en lo personal me aburre enormemente. Puedo llegar a ver de tarkovski una película….. me parece que eso daría para otra charla….pero creo que la obra habla de un autor y no se puede hablar de un tipo que hizo siete películas. Como tampoco me gusta la palabra prolífico, me parece una palabra totalmente descalificable. Que es ser prolífico? Un tipo que hace muchas películas. Prolífico es un tipo que hace muchas películas? No, no es prolífico, es un tipo que hace películas. Me parece que la palabra no es prolífico, que se hubiera dicho a Fassbinder a Hong Sang-soo que hace una película por año. Hacen películas, que se le dice al que hace una cada diez años, dormilón. Porque poner epítetos, odio la palabra prolífico. Prolífico es la palabra que encontraron los críticos para no detenerse a hondar sobre la película de un señor. Diciendo prolífico arreglan todo. Hay que tener respeto, es como si le dijeran a un actor que trabaja en todas películas, prolífico. Labura porque es bueno, porque lo llaman.

Yo tengo un gran problema con las palabras porque se usan mal y tengo respeto por las palabras por eso yo a veces trato de hacer películas donde no se habla, películas que son mudas y solamente vemos que está pasando y no escuchamos.

También creo, perdón por el término, hay mucho boludo y se dicen muchas boludeces en el cine argentino. En los 70 se decía en los ochenta mucho más en los 90 cambio y ahora se vuelve a decir otra vez.



E – Le quiero preguntar al guionista como fue el trabajo. La impresión que me dio a mí es que es un texto denso, claramente nadie habla así, parece como el flujo de la conciencia, por ahí un poema, un extracto de un texto filosófico….¿Cómo fue el trabajo de montaje con todas esas piezas?

Y para la actriz: ¿Cómo es el nivel de exigencia que se impone al trabajar con un texto de esas características?


Damián Zeballos - Con respecto al trabajo, por lo que recuerdo tuve bastante libertad para hacer. Entonces cuando empezamos a cranear producto de esas conversaciones un poco violentas a veces, fueron surgiendo a partir de lo que esperábamos de los personajes. No es un proceso que se pueda explicar como una maquinaria sino que los personajes van pidiendo a veces, el Perro va pidiendo y el trabajo en esta película, en Expiación, fue meno arduo que en Cínicos. Acá tuve más libertad para trabajar y para laburar lo que los personajes esperamos que dijesen. Respecto de algunos textos tienen que ver con algunos que escribí y que los ví en los personajes. Me acuerdo haberle dicho a Marzo que me emocionaba mucho escuchar decir un texto que fue escrito hace tanto tiempo.

La parte donde Cristian se tira para atrás en la silla es un momento en la peli que refleja mucho lo que me pasó en el proceso creativo, porque hay un momento en que no ocurre mas nada, que la cabeza se te pone en blanco y la verdad que tirar la silla hacia atrás y mirar el cielo raso, pasó. Es una imagen bellísima que te la voy a agradecer toda la vida (mira a Perrone)


Inés Urdinez - El trabajo con los textos era primero el desafío de memorizarse todo, a veces en la semana recibía los textos o a veces tenia dos tres días. Con Cristian, el filosofo, nos juntábamos mucho a repasar los textos. Después de memorizar es ver que es lo que va pasando ahí en el rodaje y el desafío de la primer toma, tiene que quedar la primer toma y no se va a una segunda. Los textos los decíamos de una forma poética, al principio no había tanto un entendimiento de que sucedía entre nosotros, con el tiempo fuimos sabiendo los vínculos, quienes éramos, eso se fue formando a lo largo del tiempo del rodaje.


RP - Hay una manera de trabajar que quizás no es la manera más ortodoxa, yo hablaba con él le mandaba texto, el hizo mucho más simple porque quería quedar bien él (risas) pero se los devolvía, no me gustaban. Es muy difícil hacer una película cuando vos no tenés la totalidad de la película, yo nunca sé lo que voy a firmar. Considero que esta manera es mucho más difícil y agradezco que le pongan el cuerpo. Cuando él me pasaba el texto yo al toque se lo pasaba a Inés y a Cristian al mismo tiempo pero nunca sabían que es lo que tenían que hacer con ese texto. No es que ellos tenían el texto y sabían que iban a estar sentados en determinado lugar, no. Ellos tenían el texto pero no sabían lo que iba a pasar, cuando yo llego a filmar es donde yo improviso.

Lo que quería a diferencia de otras películas, que también paso en Cínicos, lo que yo quería es que el texto se dijera tal cual porque así como en muchas películas me gustaba mucho el tema de la improvisación, que creo que es un arte mayor improvisar. Me gusta mucho, que hablen como el vecino que tengan la capacidad de improvisar, yo hice mucho de esas películas. Entonces ahí hay un control y tampoco saben mucho lo que va a pasar, los siento y les digo esto es lo que va a pasar ahora.

En este caso yo quería que el texto se dijera tal cual y lo tenían que hacer porque era una obsesión que tenía pero nunca sabían dentro de que contexto iban a tener que decir esto. Nunca supieron que en principio Marzo iba a entrar con una carretilla quemando los libros que en aquel momento…e iba a enterrar cosas, eso yo voy y lo decido ahí, entonces los textos se van diciendo ahí. Eso parte del tipo de películas que yo quiero hacer, yo me quiero sorprender y quiero que ellos se sorprendan y creo que es la única oportunidad que tenemos como espectadores al ver una película, después nunca más tendrán la oportunidad de ver por primera vez la película.

Muchas veces me han tentado de hacer una obra de teatro pero sé que no podría porque me aburriría de hacer todos los días los mismo, la cambiaría.

Yo sé que es muy difícil, tenés que contar con gente preparada para poder abordar todo eso. A mí me da una cierta libertad el estar con gente que esté preparada para ese juego.

Yo creo que muchos actores si entendieran que hacer películas o teatro es jugar como cuando éramos chicos, como cuando me metía adentro de una lata y hacia un programa de televisión. Si yo tengo que hacer ese tipo de películas me quedo jugando a las bochas, me gusta correr riesgo y hacer muchas cosas pero es una manera de entender el cine. Yo me siento más identificado con directores de otros países que de acá.


E - Con cuales por ejemplo?


RP -A mí me hubiera gustado sentarme a tomar un café con Orson Welles, también me hubiera gustado tomar un café con Pasolini porque me parece un tipo sumamente brillante pero también debo decir como dije de Tarkovski que me gustaron sus primeras películas: Accatone, Mamma Roma y Teorema. Después cuando se volvió loco con el sadomasoquismo ya no me intereso más. También me gusta mucho Fassbinder un tipo que me parece que no está valorado como debería estar, me parece que se valora a cualquier salame que hace tres películas pero sabes porque no lo valoran porque era prolífico. Acá hay algunos críticos que tienen la mala educación de discutir a Woody Allen, a mí no me gusta pero no podes criticar a un tipo que hace una película por año, ¿Porqué? Tenés que hacer una película cada diez años y si la haces hace diez años sos bueno.


E – A mí tu película me hizo acordar a Dalí, el actor que hace de filósofo y lo onírico. Dalí es el mejor dibujante del siglo XX que ha construido todo un mundo que no se parece al real. Hay ciertos elementos como los muñecos colgantes que yo lo veo de Dalí.


RP - Una película debe tener eso, que cada espectador pueda tener su propia película.


E – ¿Te imaginas contar una película con una cantidad menor de planos, con un lenguaje más clásico y convencional?


RP - ¿Vos haces cine? ¿Quiero ver lo que haces?


E – No estudio, hago cine. Hoy le decía a él que yo me siento cool por haber hecho un plano de tres minutos y que no pasa nada y el primero de esta película dura como diez minutos (risas)


RP - Yo te voy a decir algo mucho más cool que es una película que filme en los 2000 y pico que se llama ocho años después que es el reencuentro de los protagonistas de Gracia a Dio que lo había hecho en el 94 y hay un plano que dura exactamente 20 minutos. Yo quería que haya dos personas en el cine comiendo pizza y que se viera eso, y comen de verdad, llaman al mozo, piden y tarda lo que tarda la pizza en llegar y hablan lo que tienen que hablar o sea que vos tenés la oportunidad de ser un testigo sentada al lado de una mesa viendo como esos dos tipos están comiendo y hablan. Porque me parece que si lo haces cinematográfico, vos pedís la pizza, corte y la están comiendo, corte y ya comieron. Yo creo que los planos deben durar lo que tienen que durar.

Han nombrado a Tarkovski con Tarkovski te pegas un tiro entonces (risas) directamente te suicidás porque tiene planos de 15 minutos y solo hay un perro que camina.

A mí me parece que cada uno tiene que hacer el cine que siente, un cine en el cual tengo necesidad de hacer muchos cortes y a veces me parece que no son necesarios. Yo a veces veo un video clip que sura 3 minutos que tiene 150 planos y me aburro y por ahí veo una piba cantando con una guitarra y son tres minutos alucinantes. Me parece que hay maneras de consumir el cine. Creo que hay un cine comercial del cual no me siento cerca y hay un cine europeo el cual me gusta mucho. Creo que hay historias que se cuentan en blanco y negro y hay historias que se cuentan en color cada uno tiene que seguir lo que quiere, no debe traicionarse y no seguir los patrones establecidos. Tenés que ser rebelde, hacer lo que sentís.

Imaginate si esta charla estuviese editada, nadie comprendería nada de lo que hablamos, entonces si estuviera todo en tiempo real estaría todo lo que yo te contesto y lo que vos me preguntas, sino solo estaría lo que yo te contesto.

Son puntos de vista, yo los respeto a todos.


RP -¿Esta es la única película que viste mía? ¿Cual mas viste?


E -Vi Pendejos y no me acuerdo cual otra.


E - Yo tengo una sugerencia para una escena


RP - Una sugerencia? Sorprendido ( risas). En la próxima lo tomo, dale



E – Esta es la segunda vez que la veo, es una película para analizar y mirar varias veces. Esta vez disfruté mucho el cuento de la niña cuando iban a pescar. Admiro la magia que produce el imaginar la escena.


RP - Me parece que hay películas que no deberían verse una sola vez, me parece que hay películas que no deberían verse. Las que se miran, que tienen un tratamiento con un tiempo al uno no está acostumbrado….yo lo hago, yo me tomo ese laburo, cuando veo algo que me gusta la veo cinco veces si es necesario. Porque me parece que cada vez que la miro encuentro cosas que no ví, me parece que hay mucha información, hay que tener un ojo muy preparado para poder ver todo. Si algo de esa película le interesó probablemente vuelva a verla, yo conozco chicos de un grupito de México que Pendejos la visto más de quince veces y la primera vez se fueron del cine puteando. Pero yo te cuento los relatos de ellos, llegaban a la casa y a los días no podían dejar de pensar en la película y tuvieron que volver a la Cineteca de México a verla. Es como la música uno escucha muchas veces un disco y a los días se encuentra taradeando las canciones, ¿Porqué estoy tarareando esto? Porque se le pego.

Yo no voy al cine muy asiduamente, desgraciadamente hace muchos años pero …no tengo Netflix por ejemplo Netflix me parece un flan con dulce de leche. Todo el mundo mira Netflix, vos miras una película de siete horas y te dicen: ¿Siete horas? Y miran catorce capítulos de netflix uno atrás de otro. No puedo entender eso.


E – Hace poco leí que hace un tiempo hiciste una especie de decálogo sobre cómo hacer cine. Me acuerdo que la última decía que una película se termina sí o sí. Quería pedirte que desarrolles un poco esa idea y cuan valido consideras todavía que una película debe terminarse sí o sí.


RP -Lo que vos decís es un decálogo, era un momento en que yo estaba muy enojado. Yo trabajaba en video y me sentía muy ninguneado porque no hacías cine si no trabajabas en 35 mm en ese momento yo hacía Gracia a Dio y me estaban haciendo una nota para Página/12, porque me estaban haciendo una retrospectiva en el Cosmos y terminaba con el estreno de Cinco para el peso . Se me ocurrió ahí, adelante del pibe que me hacia la nota, escribir un decálogo y entonces empecé a escribir si una película no se sostiene en VHS, que si trabajás el sonido muy limpio hay que ensuciarlo, con cuatro o cinco vecinos, con algún músicos de rock. con actores creíbles y después salió el Dogma al que yo le puse boludogma porque eran unos niños ricos con tristeza que tomaron al mundo de boludos. Lars Von Tiers era dueño de una agencia de publicidad y tomo a todos por boludos. A mí me criticaban porque no hacia películas en 35. Y mira como son las cosas que después de un tiempo con el avance la tecnología porque todos esos que me criticaban tuvieron que escuchar. Y entonces ese dogma lo empezaron a tomar todos los pibes de Latinoamérica y lo tomaron como un decálogo de guerrilla, entonces 25 Watts está dedicado a mis películas y los chilenos hicieron películas dedicadas a mí, en México también, se tomo como un decálogo en el cual se podía hacer cine de esa manera. Y la gran pregunta es: ¿Vos lo seguís? Creo que me traicione porque si antes necesitaba 10 tipos para hacer una película hoy lo hago con cuatro, me traicione para bien porque sigo pensando exactamente lo mismo que hace exactamente 20 años y eso se llama coherencia, que no se si alguno sabe que es la palabra coherencia porque la comercialidad y la plata te llevan a otro lugar donde la coherencia y la honestidad quedan perdidas en un cajón ya lo saben los políticos eso también.


E - ¿Cómo es el proceso de edición?


RP - La edición es el proceso más hermoso que puede suceder

Yo quisiera no filmar más pero editarlas, cómo? No hay manera habría que encontrar una manera holeográfica para filmar y que las imágenes vinieran a mí y editarlas porque no tengo que discutir con nadie. Yo sufro mucho, no la paso nada bien, no puedo soportar que un tipo diga la verdad que me divertí tanto filmando, la verdad que quisiera que me cuente cual es la diversión de filmar. Quizás la diversión sea tener un montón de guita y chasquea los dedos, habrá diez mil monos que te lleven las cosas de acá para allá pero uno que tiene que hacer todo con cuatro o cinco tipos llevar cosas, armarlas, papapa muchos lo saben eso entonces se torna muy difícil. Y después encima no podes estrenar porque es muy difícil. Hay cosas que son muy raras, la película esta expiación se paso tres veces en el Bafici y antes que empezara el festival las tres funciones estaban agotadas y con cínicos también y después estrenas y ¿Dónde está la gente? No se no entiendo.


E - Como ves el futuro de los jóvenes directores que se agrupan en asociaciones como el colectivo de cineastas, documentalistas, que buscando llevar adelante una política cinematográfica. ¿Cómo ves eso vos, desde tu lugar de independiente?


RP - No sé cómo lo veo porque no lo veo. Yo creo que el único impedimento que tenemos para hacer una película, una obra de teatro, un libro, un dibujo es nuestra es nuestra propia cabeza. Quizás no se entienda eso pero nosotros somos los únicos que nos boicoteamos, si vos querés hacer una película y lo primero que pensás es sentarte en un bar cuatro o cinco personas a decís: empezá a averiguar cúanto valen siete metros de travelling, empezá a averiguar el catering, empezá a averiguar una grúa y les preguntas que van a filmar y no saben, a partir de ahí no tenemos más charla. Eso pienso, que cualquier ser humano con la tecnología que hay hoy en día puede filmar su película. Cualquier ser humano hoy en día está en condiciones de hacer su propia película. Porque hoy tenés celulares que filman en 4k. Aquel que hoy no hace una película es porque no quiere. Yo no creo mucho en lo gremial, tampoco creía cuando era dibujante, nunca fui a una asociación de dibujantes. No creo en el PCI, no creo en nada de eso. Creo ser un tipo independiente, algunos me querrán otros no, lo que si nunca me van a poder decir nada porque vivo con coherencia porque digo y hago lo que pienso hace 20 años. Entonces moriré pobre pero dejo una obra.




DECÁLOGO DE RAÚL PERRONE


1) Filmar con una sola cámara


2) Cagarse en el formato: si lo que tenés para decir no se sostiene en VHS, tampoco se va a sostener en Beta, en Super 8, en 16, ni en 35mm.


3) Utilizar muchos exteriores para no discutir con el director de fotografía (y además para ahorrar luz).


4) Utilizar sonido directo. Si es muy bueno, ensuciarlo.


5) Tirar una sola toma, en caso extremo dos.


6) Trabajar con actores y actrices creíbles, con músicos de rock y siempre con cuatro o cinco vecinos.


7) El equipo técnico no debe superar las diez personas.


8) El rodaje durará como máximo, ocho días.


9) Grabar la música en un porta-estudio, si pasa algún carro o ladra un perro, mejor.


10) Pase lo que pase, terminar la película.



Ficha técnica de Expiación:


DIRECCION + GUION + EDICION – RAUL PERRONE

Fotografía+ cámara – raul perrone + lara seijas

Guion – raul perrone + damian zeballos

Productor ejecutivo – pablo ratto

Diseño de imagen + sonido – raul perrone

Sonido directo – emma echeverria

Pos- de sonido – lucas granata

Música – andrés villaveiran

Asistentes de dirección – andrea cano

Arte + vestuario – maria paula trota

Producción Rodaje: oscar purita + nix noise

Foto de rodaje + making of – sabrina ferreras

Diseño de afiche – lautaro parada


ACTORES


Cristian jensen

Inez urdinez

Gustavo marzo

Daniela cometo


Producción - Les envies que je te Desire (las ganas que te deseo)– trivial media – películas anti-autor

86- MIN. / COLOR/ 16 -9 / DCP / STEREO