PRODUCCIONES DEL TALLER DE CRÍTICA DE CINE

Compartimos las producciones del módulo: Surrealismo + Cine de lo real del taller de análisis y crítica a cargo del periodista Rolando Gallego. ¡Felicitaciones a todxs los alumnxs!
No olviden que este lunes comienza el módulo Directores a la vanguardia, aún están a tiempo de inscribirse.


“Tan lejos y tan cerca”
Crítica de “La sangre de un poeta”, Jean Cocteau y “Nanuk el esquimal”, de Robert Flaherty.
Por Román Graciano.

A estas dos películas, que fueron filmadas con una década de diferencia y en dos lugares muy alejados entre sí, las acerca la poética que contienen y la profunda mirada sobre la belleza de lo extremo. Cocteau y Flaherty realizan una personal representación audiovisual del ser humano y a través de lo no dicho construyen una narrativa llena de significados que van más allá de lo literal de las imágenes.

Con un hilo conector casi inexistente o imperceptible, que sería imposible explicar en pocas palabras, en “La sangre de un poeta” Cocteau a través del poco uso de la palabra oral nos introduce en cómo la obra cuestiona a su creador, obligándolo a sumergirse en su interior, en el sentido de su creación y del mensaje que intenta reflejar. También nos presenta de una forma subjetiva y las diferentes partes de su proceso creativo y de la personalidad del artista. El film exige al espectador recurrir a su pensamiento mágico y dejar de lado el raciocinio natural para buscarle un sentido lógico a la relación entre las imágenes.

“Nanuk el esquimal”, por su parte, muestra la historia de una familia de esquimales en la que Nanuk es el guía y proveedor. Flaherty invita al espectador a ser testigo de la travesía diaria de esta familia en su lucha por la supervivencia en un medio adverso y hostil. Para ello se vale de su vocación narrativa y utilizar la acción dramática para impregnarle ritmo e intensidad a las imágenes y así conseguir la atención del espectador. Con paneos de cámara siguiendo a nuestros protagonistas y la combinación de distintos tamaños de planos: como el primer plano, el plano americano o el plano conjunto, que eran recursos relacionados con los argumentos de ficción, interviene en los hechos creando un relato en donde el realizador se involucra con lo que narra al decidir que mostrar y de qué manera hacerlo ya no de una manera pasiva y distante como lo era hasta ese momento . No solo es un mero testigo que capta los hechos con una cámara, sino que es participe activo de ésta modificándola de forma casi perceptible para reflejar la realidad de una manera más efectiva. ¿Deja de ser documental por ficcionar o maquillar las acciones? No, porque la realidad no siempre es tal cual la percibimos y más aún cuando la vemos a través de la mirada de otros. Como dijo Dziga Vertov: “Soy un ojo. Yo, la máquina, muestro un mundo de la manera que sólo yo puedo verlo”. Flaherty utiliza recursos propios de la ficción para retratar la belleza de lo inhóspito, de la adversidad en la supervivencia y vuelve poético la soledad del hombre en medio de una blanca inmensidad.

Ambos films son dispares a simple vista, pero se podría decir que son casi iguales en su esencia. A pesar de pertenecer a distintas corrientes y géneros, ambos buscan involucrar al espectador en la obra, que lo interpele y logre ver más allá de las imágenes. Intentando trasmitir la poética de lo irracional y de lo extremo. Priorizando lo estético del relato más que un orden coherente, lo bello de la situación por sobre lo real.




“Ensayo de una mujer deseante”
Crítica de “Mujer nómade”, de Martín Farina
Por Román Graciano.

El realizador Martín Farina lleva las riendas de este documental, con tono de ensayo, que realiza un retrato intimista y respetuoso de Ester Díaz, reconocida filósofa y escritora argentina, que relata en primera persona sus experiencias y pensamientos sobre la vida, la sexualidad, el deseo y los mandatos patriarcales.

Díaz, por su personalidad y su histrionismo es un personaje que pareciera salido de una película de Almodóvar, sin embargo, todo lo que representa delante de cámara es auténtico, o parece serlo. La construcción del discurso va jugando todo el tiempo con esta dualidad de verdadero- falso, de que es real y que ficcionado en los hechos que se nos presentan, generando un ejercicio mental de deducción del espectador. Este propuesta lúdica sobre la verosimilitud que propone el realizador queda claro en la frase que Díaz enuncia en un pasaje que habla del concepto de imagen-percepción deleuziano que distingue la percepción habitual de las cosas de la que tiene el cine de las mismas. Es decir, el tecnicismo entre lo que percibimos en la vida cotidiana y lo que percibe el arte. Esto permite que el espectador deje de cuestionar la veracidad de los hechos para pasar al afán de querer saber con qué nuevo pensamiento o acción lo sorprenderá nuestra protagonista, y a replantearse la posturas o preconceptos propios frente a los temas o experiencias narradas. La protagonista es tan fascinante e interesante, que a cada paso del documental pareciera abrir nuevas puertas a distintos temas y ahí radica la habilidad de Farina para evitar que se desborde y quede todo en un popurrí de ideas sueltas sin conexión ni sentido que las nuclee.


Con una voz en off y un montaje paralelo Díaz relata, como si estuviera leyendo su diario íntimo en voz alta, apoyada en su gran conocimiento de las palabras de reconocidos filósofos como Michel Foucault, pasajes de su vida que van desde la pérdida de un hijo, el machismo que tuvo que soportar, su relación con las drogas y el vínculo con el sexo opuesto y la sexualidad. Esta manera de contar por momentos le quita naturalidad a las palabras y a la forma, quedando en evidencia las pautas que el director le dio, los monólogos suenan demasiados literales y esto se puede llegar a interpretar como una subestimación del espectador por miedo a que alguna idea importante para la construcción del discurso no quede plasmada claramente.

Las contradicciones de la protagonista también son parte de este film. Al estar presente frente a una mujer con un vasto expertise del pensamiento y la condición humana, hace ruido su debilidad por los cuerpos jóvenes, el cuidado estético y su disímil comportamiento cuando esta frente a desconocidos y en la intimidad con una cámara. Pero ¿la contradicción no es inherente al ser humano?, Para entender porque se pueden percibir estas incongruencias en el discurso de Díaz se puede recurrir nuevamente a la frase de Deleuze antes mencionada.

Martin Farina nos entrega un retrato cuasi poético de una mujer que ha vivido a partir de los 50 años, que pudo superar y aprender de todo obstáculo que se le presentó, reflejando su interés por la filosofía con un personaje que esta hecho de la misma y que explica su vida a través de ella. Borra por momento los límites de ficción/realidad en pos del relato, invitando a replantearse tabúes y preconceptos culturales heredados sobre la vida y el sexo.



“Provócame”
Análisis de “La montaña Sagrada”, de Alejandro Jodorowsky.
Por Román Graciano.

Jodorowsky juega a correr los límites de tolerancia del espectador y le genera un conjunto de sentimientos que van desde la confusión y el estupor, el morbo y la indignación, para finalmente caer en la fascinación al desafiarlo desde los temas abordados, lo visual, lo sonoro y hasta lo perceptivo. Presenta un cumulo de imágenes, en apariencia inconexas, pero que se van asociando de forma indescriptible en la cabeza del quien las mira, logrando la sensación de unión y coherencia narrativa.

“La montaña sagrada” comienza con un homenaje a los padres del surrealismo, Buñuel y Dalí, con una escena donde un guía espiritual rapa la cabeza de dos gemelas desnudas. Esto es una clara referencia al corte del ojo en “Un perro andaluz” y con el que el director pretende decirle al espectador que debe limpiar su cabeza de preconceptos y de todo lo conocido para adentrarse en el mensaje que pretende trasmitir. A través de escenas con alto sentido simbólico, metafísico y espiritual realiza una crítica mordaz y feroz al ser humano en su universo terrenal, a su condición de esclavo de los sistemas de creencias y costumbres que el mismo a lo largo de la historia de la humanidad ha creado, de las figuras sagradas y la socialización del pensamiento como método de adoctrinamiento y organización sociocultural. Pone en tela de juicio los mecanismos del hombre en su búsqueda por perpetuarse en el tiempo y plantea que la única búsqueda valida es la del autodescubrimiento interior.

La musicalización ayuda a las imágenes, por momentos fellinescas, en su intento por alterar la pasividad del observador, con melodías tribales, folclóricas y clásicas, que resignificas las situaciones que atraviesan los personajes, generándole una nueva intencionalidad. Le impregnan un sentido esotérico, espiritual, político o sexual de acuerdo al contexto de la secuencia a la película. En cuanto a los recursos visuales, el uso del tarot y ritos como representación para explicar el presente y no el futuro, expone la postura del director en cuanto a su idea de que el hombre debe ser un ser astrológico y solo de esa manera podrá alcanzar la iluminación y el autoconocimiento.

A lo largo del film observamos que Jodorowsky utiliza la provocación como medio y no como fin, su objetivo no es solo desafiar e incomodar, sino generar una duda, despertar los cuestionamientos del ser humano sobre sí mismo y sobre el mundo en que vive. “La montaña sagrada” no intenta ser un historia lineal y armónica, sino que a través de su supuesta incongruencia narrativa encontremos la forma de unir los fragmentos del mensaje que al final nos revela. Es una película en el que cada estadio por el que pasa el espectador está calculado y pensado, nada de lo representado esta librado al azar. La composición de la imagen, lo narrado, los personajes y elementos que en ella intervienen, el sonido y música de cada escena tiene una clara intención del director por direccionar la interpretación, por conducir la mirada del espectador. Es decir, todo lo que se ve y escucha tiene una clara intencionalidad de provocar una reacción predeterminada.