Fausto

Opera prima de Andrea Bussmann, inspirada en el relato de Goethe.



En la costa oaxaqueña los rumores de otros tiempos siguen presentes. Historias de telepatía y tratos con el diablo están incrustadas en el pasado colonial y la esclavitud de la región. La leyenda de Fausto se mezcla con los habitantes, que intentan colonizar y controlar la naturaleza a través de un proyecto de construcción aparentemente interminable.


FICHA TÉCNICA

#México

Duración: 70m.

Director: Andrea Bussmann

Guión: Andrea Bussmann

Productor: Andrea Bussmann, Nicolás Pereda

Dirección de arte: Andrea Bussmann

Fotografía: Andrea Bussmann

Edición: Andrea Bussmann


PREMIOS Y FESTIVALES

2018 Festival Internacional de Cine de Locarno, Premio Especial del Jurado - Cineastas del Presente; Festival Internacional de Cine de Camden; Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, Mejor Largometraje; Festival de Nuevo Cine de Montreal; TIFF. Festival Internacional de Cine de Toronto; Festival Internacional de Cine de Los Cabos; Viennale. Festival Internacional de Cine de Viena; VIFF. Festival Internacional de Cine de Vancouver; Festival de 3 Continentes; Porto/Post/Doc: Film & Media Festival; FilmMakerFest; ZINEBI. Festival Internacional de Cine Documental y Cortometraje de Bilbao, Premio Especial del Jurado; Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana; Festival de Cine de Vanguardia de Atenas; Festival Internacional de Cine Documental de West Lake



Plataforma Eyelet, para ingresar hay que generar un usuario

Película con sistema de alquiler por 48h.

Primer alquiler gratuito y luego el pago es con tarjeta de crédito

en pesos según el monto indicado



Entrevista a Andrea Bussmann



P: Hay muchas capas e historias entrelazadas a través de la película, algunos sienten como testimonios y otros se sienten como evocaciones casi mitológicas. ¿De dónde vienen estas narraciones?


AB: La narrativa fue construida a partir de una mezcla de cosas. Cuando fui a filmar esta película, no conocía a nadie en esta parte de Oaxaca, y no sabía a quién encontraría que aceptara participar. A decir verdad, cuando comencé realmente no sabía si al final tendría… pues, una película. Con esos obstáculos en mente, pensé que usaría una narración en off y una serie de entrevistas, por lo que ya tenía pensado un marco básico antes de llegar. Tenía muchos de los temas que quería explorar alrededor del mito de Fausto, solo era cuestión de tratar de juntarlos. Todas las entrevistas fueron historias que les pedí a las personas que contaran, a excepción de James, que es la única entrevista tradicional en la película.


El resto son ficciones. Algunas fueron historias que escuché antes de filmarlas, y quise recuperar. Uno de los personajes, Julia, me contó esta historia hace 10 años y pensé que temáticamente funcionaba muy bien para la película, así que fui a la ciudad de México y le pregunté si ella sería parte de la película. Otras historias son famosas, como la historia que Alberto cuenta de que Colón se robó la luna o, por ejemplo, la historia que Fernando cuenta en realidad es la del Doctor Fausto de Christopher Marlowe. Cada una de las historias se eligió para atar en hilos temáticos particulares que ocurren a lo largo de la película. Nuevamente, teniendo en cuenta las dificultades de no conocer esta parte de México, pensé que sería buena idea usar una voz en off. Dado que uno de mis temas principales era el mito de Fausto y nuestra relación con la naturaleza y cómo percibimos esa relación, decidí que la voz en off fuera, digamos, la de la naturaleza misma. Es una naturaleza que no solo está viva, sino que está encantada. En su trabajo, Goethe intenta redescubrir el encanto perdido de la naturaleza. Para Goethe, los humanos están fundamentalmente en casa en la naturaleza; el cosmos es un espacio de pertenencia para todos nosotros. La mayoría de las historias en la voz en off son ficciones que escribí o cosas que experimenté, como cuando en la película se dice qula computadora no funciona debido al hierro en la aren). Eso realmente sucede en esa zona de Oaxaca.


P: El cine de autor mexicano ha realizado búsquedas que cuestionan y amplían ideas como la idiosincrasia o la identidad cultural. ¿Por qué eligió la costa de Oaxaca como un lugar natural para “Fausto”? ¿Cómo influye tu identidad canadiense en esta forma de ver?


AB: La ubicación era realmente fortuita. Nicolás Pereda fue invitado a ayudar a Alberto y Fernando en un proyecto que estaban realizando. Ambos son de Madrid y trabajaron en teatro durante muchos años, pero habían estado dirigiendo el pequeño hotel que ves en mi película. Nicolás pensó que sería divertido ir juntos. Íbamos a quedarnos con ellos durante tres semanas. Como regalo, Nicolás me compró una nueva cámara, ya que la mía era vieja y pensó que me daría algo que hacer mientras trabajaba con Alberto y Fernando. Una vez que recibí la cámara, me sorprendió su capacidad para operar en condiciones de poca iluminación. En ese momento, estaba impartiendo un curso en el que hablamos sobre Doctor the Faustus Lights (Luces las luces) de Gertrude Stein (donde Fausto regala su alma por la luz eléctrica y comenzamos a pensar en esta nueva tecnología cinematográfica en relación con el mito de Fausto). Decidí que quería explorar temas contemporáneos e históricos, tanto con esta cámara como con la leyenda de Fausto. Desde este punto de partida, comencé a pensar en cómo estos temas podrían relacionarse y entrelazarse con las historias y las realidades de la costa oaxaqueña. En términos de cómo mi identidad nacional influyó en este trabajo, en verdad no estoy seguro. Al menos para mí, la identidad no es algo tan claro. Soy canadiense, porque nací allí. Tal vez incluso tenga algunas idiosincrasias canadienses, cualquiera que sea. Pero mis padres son inmigrantes a Canadá, de dos países diferentes, que se reunieron allí. Como muchos de los niños con los que crecí, éramos canadienses de primera generación, inmigrantes o exiliados. La mayor parte del idioma nativo de nuestros padres no era el inglés y, a menudo, no es lo mismo que nuestros vecinos. Seguí casándome con un mexicano que conozco allí, quien tiene un padre que no es mexicano. No todos tienen una historia que los pueda vincular a un paisaje particular o un conjunto de historias, ya sea a través de generaciones o desde tiempos inmemoriales. Tal vez lo que me influye es precisamente esta intermediación entre lugares y culturas.


P: ¿Cuánto duró el rodaje de la película? ¿Cuántas personas formaron el crew?


AB: La mayor parte de la película se rodó durante un período de tres semanas en Oaxaca. Algunas partes se rodaron en un día en la ciudad de México y otras en la ciudad de Nueva York. Fui la única persona que hizo esta película: ningún equipo, solo equipo de postproducción (¡de dos!).


P: Algo evidente en Fausto es tu comprensión acerca de filmar en [el formato de] 16 mm como un recurso estético. ¿Podrías contarme algo sobre esta decisión y sobre la colaboración con Nicolás Pereda en la postproducción de la imagen?


AB: Nicolás y yo también transferimos la película que hicimos juntos, Historias de dos que soñaron, de digital a 16 mm. Usamos una cámara de 16 mm para filmar la película desde una Mac. Esa película fue desarrollada y escaneada a digital. Cuando estaba filmando Fausto supe que quería transferir el digital a 16 mm de nuevo, pero por diferentes motivos. Toda la película está ambientada en estos estados intermedios; por ejemplo, entre la luz y la sombra, lo visible e invisible, la naturaleza y la percepción, etc. Quería crear una tensión entre la estética del material digital y el material cinematográfico. Al tomar una imagen de video de la pantalla de una computadora, la imagen creada a menudo se encuentra en algún lugar entre Super 8 y 16 mm, y estética digital. No tenía dinero para hacer esta película y todo se pagó de su bolsillo. Nicolás se ofreció a ayudar con la transferencia y la corrección de color, por lo que parte del post fue gratis. La película no era fácil de colorear correctamente debido al método de transferencia que utilizamos, pero hizo un gran trabajo considerando que estaba aprendiendo en el camino. El único costo real de la película fue transferir a 16 mm y volver a digital, y la contratación de Cristian Manzutto, para hacer toda la edición, mezcla y diseño de sonido posterior.


Fuente: Sector Cine

https://www.sectorcine.com/noticias-nota/entrevista-con-andrea-bussmann-directora-de-fausto/