Ata tu arado a una estrella

CINECLUB

FUNCIONES VIRTUALES

En estos tiempos donde tenemos que cuidarnos entre todos, les proponemos seguir encontrándonos, de forma virtual, para celebrar nuestra pasión por el cine, hasta que volvamos a encontrarnos en una sala de cine.


Luego de la película encontraran una conversación con Carmen Guarini, la directora de la película.

¡Esperamos sus opiniones y comentarios!

ATA TU ARADO A UNA ESTRELLA

(Carmen Guarini, 1997-2017)

En el año 1997 Fernando Birri regresa a filmar en su país para hablar sobre la vigencia de las utopías y decido registrar estos momentos. Un primer montaje de este documental se escondió por 18 años en un frágil VHS. Hoy vuelve a la luz, para transformarse en un nuevo film que actualiza la vigencia de la voz de este poeta, maestro de numerosas generaciones del cine latinoamericano, quien a sus 92 años, continúa intentando atrapar sus propias utopías.


FICHA TECNICA

Dirección: Carmen Guarini. Guión: Carmen Guarini. Fotografía: Martín Gamaler y Carmen Guarini. Montaje: Carmen Guarini. Sonido: Adrián Rodríguez. Producción: Marcelo Céspedes. Productora: El Desencanto Films. Música: Gustavo Pomeranec. Origen: Argentina. Duración: 82 minutos. Año: 2017.

BIO DE LA DIRECTORA

Carmen Guarini es directora y productora. En el 2001 crea y codirige (desde entonces) la Muestra Internacional de Cine Documental y Forum de Coproducción Internacional DocBUENOSAIRES que lleva ya realizadas 12 ediciones. En 1986 funda junto a Marcelo Céspedes Cine-Ojo, la productora pionera en Argentina de cine documental. Es también docente invitada en la EICTV y otras instituciones asi como en la Universidad de Buenos Aires y en la Universidad del Cine (FUC).

Entre sus películas podemos mencionar: Hospital Borda, un llamado a la razón (1986); La noche eterna (1990); Jaime de Nevares, último viaje (1995); Tinta Roja (1998); HIJOS, el alma en dos (2002); El diablo entre las flores (2005); Meykinof (2005), Gorri (2010), Baldosas en Buenos Aires (2011), Calles de la Memoria (2012). Como productora ha trabajado con numerosos directores argentinos (AF Mouján, J.Colás, A.Di Tella, J.Goldenberg, F.González, C.Pauls, S,Wolf entre otros). Premio Konex 2001 y 2011. Es docente en la Universidad de Buenos Aires, la Universidad del Cine-FUC, la Escuela de San Antonio de los Baños, entre otras.


FERNANDO BIRRI

Fernando Birri nació en marzo de 1925 en Santa Fe y antes de cumplir cinco años compuso su primer poema, sentado sobre las rodillas de su padre. Creció en un ambiente de enorme devoción por las artes plásticas y musicales; sus tíos eran pintores y músicos.

A los 23 años, a punto de recibirse de abogado, decidió poner punto final a la carrera para dedicarse a la poesía. Se embarcó como marinero en una barcaza que transportaba mercadería de Santa Fe hacia el norte de la Argentina y Paraguay. Birri descubrió durante ese viaje que «una imagen es una imagen e intuía que la palabra es la palabra poética».

Entre 1950 y 1953 estudió en el Centro Sperimentale Cinematografico de Roma, Italia, donde fue discípulo de Vittorio de Sica, emblema del neorrealismo italiano. De regreso a su ciudad natal, en 1956 fundó el Instituto Cinematográfico de la Universidad Nacional del Litoral –epicentro de la Escuela Documental de Santa Fe, primera institución de enseñanza de este arte en América Latina–, que sentaría las bases del cine sociopolítico latinoamericano de la segunda mitad del siglo XX.

Allí realizó el documental Tire dié y la película de ficción Los inundados, ambas con fuerte vocación de crítica social, que marcarían rumbos en el cine argentino y latinoamericano. En 1963, por motivos políticos Birri se vio obligado a dejar por primera vez la Argentina y se instaló en Europa.

Bajo el lema «otro cine es posible», a fines de 1985 fundó junto con el escritor colombiano Gabriel García Márquez la Escuela Internacional de Cine y Televisión, en San Antonio de los Baños, a unos 30 kilómetros de La Habana, Cuba. Esta escuela fue creada con el objetivo de construir un cine original que se fortaleciera a través de su componente político, poético y ético.


Hoy es el Día del documentalista en homenaje a Raymundo Gleyzer, quien fue secuestrado el 27 de mayo de 1976 durante la última dictadura militar argentina.


Nuestra manera de celebrarlo es compartir la película de una pionera del cine documental argentino, Carmen Guarini, narrando a un maestro del cine latinoamericano, Fernando Birri.


¡Que disfruten la película!

Luego volvemos a encontrarnos con la palabra de la directora

https://vimeo.com/ondemand/atatuarado

La película se ofrece en el sistema on demand




Conversación con Carmen Guarini


¿Cómo surgió el proyecto de la película?

Comencé el rodaje en 1997 , cuando Fernando vino a filmar en Argentina su película titulada “Che, muerte de las utopias?” Era una co-producción con la productora alemana/uruguaya amiga Ivonne Ruocco y en esta película Fernando se hacia esta pregunta. Fui filmando lo que pude de su rodaje.Como en un principio mi proyecto no tuvo financiamiento, lo tuve que dejar. Lo retome 20 años después ya que consideré que era un momento oportuno desde lo político volver a preguntarse por el sentido de las utopias.


¿Cómo fue la preproducción e investigación?

No hubo preproducción, y el rodaje se fue realizando a medida que Fernando fue realizando su rodaje. Cuando retomo el proyecto paso por un proceso de escritura y ya en Cuba y luego en Roma filmo diversos encuentros.


¿Que opinas sobre la declaración del Incaa de emergencia cinematográfica?

Una medida necesaria que acompañamos pero que tiene en la práctica una resolución que no alcanza a todxs. En particular al cine de costo medio y documental (todo el sector llamado cine independiente) que está en un estado de gran desprotección. Las productoras chicas y los realizadores integrales no tienen suficientes recursos para subsistir ni durante ni luego que este confinamiento termine. La situación es muy incierta.


¿Cómo pensás que será el futuro del cine?

No hay imaginación que alcance. Nadie esperaba esta pandemia, salvo tal vez los epidemiólogos, pero eso no bastó para poder ni prevenirla ni afrontarla como hubiéramos querido, sin tantos muertos. Por suerte en Argentina se trabajó muy rápidamente pero aún no sabemos cómo todo esto va a evolucionar. En ese contexto simplemente como todxs, tengo cierta esperanza que las cosas mejoren. En este contexto el cine está encontrando un nuevo nicho en lo virtual, pero eso nos aleja del fenómeno cine, que es lo colectivo, lo presencial, es decir la comunión de los cuerpos.

Tampoco imagino cómo podrán hacerse las películas. Hasta que no podamos controlar el virus, las historias que se narren pasarán por otros lugares. Tal vez cobre vuelo el cine de animación… quién lo sabe? El cine no morirá pero seguramente durante bastante tiempo se contarán historias intimistas y nuevas formatos quizás sean inventados. Un salto de contenidos y formal que tal vez nos sirva para repensarnos de otro modo.



¿Cómo pensás que se puede establecer la relación con los espectadores con el cine fuera de las salas cinematográficas?

Lo que dije hasta ahora nos construye como espectadores también de otro modo. Ya se está haciendo. Nos deja inmóviles en nuestras casas, siendo más “espectadores” que nunca. No es bueno. Es lo que hay por el momento. Igual sospecho que el fenómeno cine no va a desaparecer con esta pandemia. En mi cuadradito de esperanza deseo que encontremos el modo de seguir, de alguna manera, con la emoción de la pantalla grande y el encuentro colectivo y simultáneo en una sala.


Fernando Birri

Saliste de aquel río,

de sus largos e internos litorales.

En donde casi pierde las orillas.

gran Paraná argentino,

de ciudades y selvas,

insomnes yacarés, pájaros arcoiris,

troncos resbaladores por sus aguas,

hombres en soledad o fustigados.

Todo aquello por siempre permaneció en tus ojos

hasta el día en que luego, algo más tarde,

lo volcaste en la luz, en las movidas

susurrantes penumbras de las sales del mundo.


Hoy,

con tus llovidas barbas de monje tibetano.

Tu recogida trenza y altura conseguida,

puedes mirar, mirarte

y ver cómo te miran y sienten al unísono

en tus vivos espacios de imágenes tangibles.

Rafael Alberti, Madrid, 1983