memoria fotográfica

de pablo pintor

Valor $160 + costo del servicio ($17). Pago con tarjetas de débito y crédito  por Alternativa Teatral.

Elegís la función que querés y recibís un mail con el acceso vigente por 24 hs 

MEMORIA FOTOGRÁFICA

Ficción/ 2020/ Argentina/ 77'.

FICHA TÉCNICA

Dirección Pablo Pintor

Producción Mayra Bottero y Pablo Pintor

Dirección de fotografía Agustina San Martín

Dirección de sonido Paula Ramírez

Montaje Leo Zaffaroni

PREMIOS Y FESTIVALES

2020: Fidba

2020: BAphoto 

2020: Festival Internacional de Cine de Tucumán

RESUMEN

Pablo es hijo de Oscar, un reconocido fotógrafo argentino que ha perdido el entusiasmo por su profesión. Oscar dice haber olvidado  la capacidad de "ver". Alarmado, Pablo intentará devolverle a su padre la pasión, probando desde soluciones esotéricas, un viaje a los lugares donde su padre tomó sus fotos más emblemáticas, hasta la reconstrucción del recuerdo familiar más pregnante, el terremoto de la provincia de San Juan en 1944. En esa retrospectiva absurda Oscar se reencontrará con su creatividad perdida, y con el elemento fundamental para tener futuro, o terminar una película, la memoria.

BIO DEL DIRECTOR

Pablo Pintor (1972) es Diseñador de Imagen y Sonido, UBA
Entre 1996 y 1998 es becado dos veces por la Fundación Antorchas, y viaja a Alemania para producir dos películas: "Crucero" y "XX".
Dirigió varios documentales “NOA, un viaje al subdesarrollo”, “EL HOMBRE QUE BAILA” (BAFICI y Festival de Varsovia 2011).
Desde 2008 dirige y es camarógrafo para la productora Endemol.

SOBRE OSCAR PINTOR

Oscar Pintor es uno de nuestros máximos referentes en el universo de la fotografía nacional. 
Nace en la provincia de San Juan. Comienza a explorar la fotografía como ayuda para su vocación más importante, que en ese momento es el diseño gráfico. Pero tras cosechar una próspera Carrera como director de arte y director creativo en importantes agencias de publicidad de Buenos Aires, viaja a Europa y conoce la obra de maestros y fotógrafos contemporáneos enamorándose para siempre de este lenguaje. En 1979 inaugura su primera exposición individual en Buenos Aires. En 1984 es nombrado asesor de fotografía del Centro Cultural Ciudad de Buenos Aires. Funda, junto a otros 12 fotógrafos, el Núcleo de Autores Fotográficos. Un año después crea y dirige, hasta 1987, "Foto Espacio", la galería fotográfica permanente del Centro Cultural Ciudad de Buenos Aires. A partir de entonces, sus muestras recorren el mundo, participa como jurado en los más importantes certámenes. 


CARTA DEL DIRECTOR

Desde que tengo uso de razón, y una cámara en la mano, me recuerdo filmando. Quizás no resulte tan extraordinario teniendo en cuenta que en casa ya había un fotógrafo, y era muy reconocido. Tengo varios recuerdos de mi viejo y la fotografía, pero el más presente son las noches en que lo acompañaba a sacar fotos por la ciudad de Buenos Aires. También recuerdo cómo, de chico, solía posar para él. Era su modelo. Supongo que por eso, cuando le propuse hacer una película sobre él no lo sorprendió demasiado: tenía una deuda conmigo.
 
Pensar y construir una película teniendo como eje principal “la imagen” fue lo primero que me nació. ¿Cómo interactuar y convivir dos miradas a la vez: la suya y la mía?. Al principio fue solo una cuestión estética, y obviamente iba ligada a un homenaje. ¿Quién podría contar mejor la historia de un padre que su propio hijo?. Pero al pasar los años se me fue convirtiendo en una obsesión. Los intentos se frustraron, las horas de material filmado (en diferentes formatos y estéticas) empezaban a desbordarme. Un día me di cuenta que el tiempo había pasado y ya no era el retrato de un fotógrafo, sino de alguien que había perdido la capacidad de mirar. Así arranqué mi último intento de película que empezó hace 5 años, cuando mi padre, sin recuerdos de las anteriores veces, me convocó para armarle un video para una retrospectiva de su obra en la Fototeca Latinoamericana (FoLa) en 2016. 
 
30 años después volvíamos a empezar. Y lo peor era retomarlo como si nunca lo hubiéramos hecho antes, como si fuera la primera vez. La falta de memoria y el hecho de que el viejo hubiera dejado de sacar fotos fueron el nuevo puntapié para retomar esta película interminable. Sabía que no hablaría solo de él sino también de mi (que hoy también soy padre). Quizás algunos me critiquen la manera de abordarlo o lo exagerado de las situaciones planteadas. Es verdad que acudir a una bruja, salir a buscar los lugares perdidos de sus fotos, proponerle revivir el recuerdo más penoso, subirlo a un simulador de terremoto, o reconstruir aquel recuerdo haciéndose pasar por su padre muerto, todo eso es exagerado. Lo se, pero también sé que había algo de exorcismo, en esa búsqueda. El recorrido de la película es un camino en donde reírnos, despistar a mi padre, y avanzar enfrentando el miedo a que su lucidez comience a apagarse. Pero, ¿cómo se hace para guiar a alguien que durante toda tu vida fue tu guía y ahora te sigue como un ciego a su lazarillo? 
 
Después de todo, mi padre nunca me dijo que no, nunca se echó para atrás, ni siquiera ante el ridículo, suyo o mío. Cerrar este ciclo es mucho más que cerrar una película. Es confirmar que por algo estamos metidos en esta locura de las imágenes, de contar con los ojos y el corazón. Y si algo podemos aportar en este sentido será simplemente eso: un par de momentos compartidos, un recuerdo entre un padre y un hijo, una fotografía más.

 

Estreno virtual en Comunidad Cinéfila y desde el 03/12/20 MUESTRA FOTOGRÁFICA en FOLA, Fototeca Latinoamericana

Muestra retrospectiva de OSCAR PINTOR, con curaduría de Ataúlfo Perez Aznar. Muestra de Pablo Pintor, con curaduría de Ataúlfo Perez Aznar.
Lu, Ma, Ju, Vi, Sa y Do de 12 a 19:00 hs

 

Para asistir, por medidas de protocolo y protección es necesario pedir turno: 
 

https://fola.com.ar/reserva-de-turnos/
 

www.fola.com.ar
Instagram @fola.foto
FOLA Godoy Cruz 2626, Piso 1, CABA 

 

charla virtual

comunidad de espectadores

¿Qué te pareció la película?
Contanos tus sensaciones